Historia

La historia de Treses Cosidos comienza en el año 1994 cuando su fundadora, Soledad Serrano, detecta que la industria del tapizado tiene la necesidad de recurrir a talleres auxiliares para cubrir una de las fases de su proceso de producción: el corte y el cosido.

En 1997, después de varios años trabajando en el sector, Soledad y una compañera deciden constituirse como taller con la finalidad de dar servicio a un único cliente. En tan sólo 3 años, el taller de 2 personas pasó a dar trabajo a 7 lo que obligó a sus responsables a buscar nuevas instalaciones con la finalidad de seguir creciendo.

En el año 2000 la cooperativa se rompe. Tras duros años de entera dedicación al trabajo, Soledad constituye su propio taller y pone a disposición de sus clientes un equipo de más de 10 cosedoras. 

La calidad y la eficiencia del servicio prestado por este taller se da a conocer en toda la industria del tapizado de alrededores y lo sitúa como un referente. 

En el año 2006, el taller cuenta con más de 15 cosedoras y las instalaciones son insuficientes por lo que se hace necesario dar un paso más. En octubre de este mismo año, se constituye Treses Cosidos como sociedad y se materializa con la compra de una nueva superficie de trabajo que permite mejorar el servicio prestado y hacer más cómodo el espacio de trabajo. En 2018 la superficie de trabajo se duplica con la compra de una nueva nave, mejorando así los espacios de trabajo para los más de 30 trabajadores con los que cuenta ahora el taller y permitiendo una mejor organización de la producción.

Treses Cosidos es hoy una realidad, con una dirección clara y una cultura que vela por el bienestar de sus trabajadores y la calidad del servicio. Avanzamos movidos por la confianza de nuestros clientes, proveedores y trabajadores, y lo hacemos mirando al frente, fijando metas y tratando de mejorar día a día en todo lo que hacemos.